Algunos fármacos aumentan el riesgo de alergias solares

Vigilar la aparición de nuevas manchas, alteraciones en los lunares y protegerse frente al astro rey ahora que se pasa más tiempo al aire libre constituyen algunos consejos que toda la comunidad de dermatólogos no cesa de repetir con la llegada del verano.

Sin embargo, pese a su insistencia, «todavía queda mucho trabajo por delante, cuando aún existe gente que cree que puede quemarse durante los primeros días de sol para luego ya ponerse moreno. Un hábito nada saludable que lo único a lo que conduce es a la acumulación de riesgo frente al cáncer de piel», lamenta Martin de la Clínica Estética Granada Cocoon.

¿Cómo se obtiene un bronceado sin que peligre la salud de la piel?

Durante los primeros días de sol, el melanocito produce la melanina que va a proteger nuestra piel frente al astro rey. Así durante las primeras 48 horas, se debe tomar de forma muy ligera el sol y con ayuda de fotoprotectores adecuados, con el fin de evitar un eritema o enrojecimiento de la piel y prevenir las posibles lesiones cutáneas en forma de quemaduras solares. De esta forma, tras este periodo el organismo ya se encuentra preparado para afrontar de forma progresiva las exposiciones.

¿Cuáles son las nociones básicas para prepararse frente al sol?

Conocer tanto sus efectos beneficiosos y nocivos es muy importante. Resulta imprescindible saber el fototipo –tipo de piel– que tiene cada persona, desde las que no pigmentan y siempre se queman hasta las muy oscuras, el pronóstico va a cambiar. Para ello resulta fundamental que al menos una vez al año se pase por la consulta de un dermatólogo y se conozca con seguridad a qué clase corresponde y su tipo de protección. Además, también resulta de gran utilidad para saber si por la cantidad y el tipo de lunares que uno posee, existe un mayor o menor riesgo.

¿Qué tipo de precauciones deben tomar determinados enfermos con su medicación?

No fiarse del sol es una norma básica para todos. Existen determinados fármacos que producen una cierta fotosensibilización. Los antiinflamatorios en forma de crema u orales, aquellos indicados para determinados problemas cardiovasculares, entre otros. Todas las personas que van a tomar el sol deben tener en cuenta la medicación que siguen y preguntar a su médico sobre si existe peligro o no de reacción alérgica.

¿Cuál es el perfil de paciente más sensible a las radiaciones solares en verano?

Los fototipos bajos I y II –personas con pieles muy claras o claras sobre todo en zonas muy soleadas–, aquellas personas que tengan alergias solares, también aquellos que tomen los medicamentos que sean fotosensibilizantes y los que tengan familiares con antecedentes de tumores cutáneos. También, todas aquellas personas que han sufrido quemaduras durante la infancia, ya que se ha visto que el riesgo de sufrir un melanoma se acumula con el paso del tiempo y las diferentes lesiones sufridas. Aunque en realidad, todos debemos prestar especial atención.

¿Qué tipos de señales sirven de alerta a los propios pacientes?

Lesiones previas o no, cambios de color o de forma de las lesiones ya existentes. El picor o sangrado no siempre significa una lesión maligna, pero debe consultarse.

¿Cuántos tipos de tumores deben su desarrollo al sol?

El epitelioma o carcinoma espinocelular, el basocelular y el melanoma. Es importante saber que los fotoprotectores no protegen todo el día y que además no se deben utilizar para aumentar los tiempos de exposición solar.

¿Y cómo se detectan?

Hay múltiples métodos, pero la observación clínica apoyada en la dermatoscopia y el seguimiento con imágenes digitales contribuyen a un diagnóstico y prevención precoz de los tumores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *